555-459-3913

Ciudad de México, MX

Lun - Vie 9.00 - 5.00 Sabado y Domingo CERRADO

 

Blog

Sobre el Matrimonio

Hemos escuchado muchas veces que el enamoramiento dura poco, esa emoción que había al inicio estaba alimentada por la novedad, por el misterio que hace al otro más atractivo. Al principio siempre mostramos nuestra mejor cara, no sé por qué, somos más pacientes, comprensivos, divertidos y atrevidos que en los años que le siguen.

Pero invariablemente con el paso del tiempo eso se va, nuestra pareja ya no es novedad y yo tampoco soy la persona más comprensiva y divertida del mundo. Entonces empieza una nueva etapa en la que muchos matrimonios caemos en la rutina y aburrimiento o tal vez en la incomodidad y peleas constantes.

Ni qué decir cuando llegan los hijos, no solo hay algo sin resolver en la pareja, ahora la atención es en gran parte para ellos y nos obliga a abrir nuevos escenarios que no teníamos considerados como estilos de crianza distintos, miedos, apegos o desapegos. Así entramos a un nivel de convivencia donde resaltan características de nuestra personalidad que tal vez ni nosotros mismos conocíamos lo que fomenta esta distancia entre la pareja.

Hasta ahora no he conocido a un solo matrimonio que no pase a esta etapa de monotonía y que deje de añorar los primeros años. 

¿Acaso estamos destinados a vivir todos en matrimonios aburridos, faltos de chispa y emoción? DE NINGUNA MANERA. Pero vivir con alegría el matrimonio requiere dos cosas fundamentales:

1)      CONCIENCIA. Saber que las cosas cambian con el tiempo y que tenemos que hacer algo al respecto si queremos que nuestra historia sea justo como la queremos.

2)      PRÁCTICA. Y este me parece que es el aspecto más ignorado. Vivimos el matrimonio, la sexualidad y la maternidad (o paternidad) pensando que es algo que se da de forma natural. Desde donde yo lo veo, no es así. ¡La verdad es que no sabemos cómo ser padres y cómo ser pareja, porque no es que tengamos mucha experiencia en ello, aún si estás en tu segundo matrimonio, sigues siendo nuevo en esto! Nuestras relaciones necesitan atención, cuidado, cariño, tiempo especial, espacios bloqueados en la agenda, porque no se desarrollan hacia donde nos gustaría de forma innata, requieren práctica.

He escuchado muchas veces en el consultorio el shock que causa pensar que tienen que agendar una cena romántica o una visita al motel con su pareja “porque eso debería de ser espontáneo”. Pero creo que perdemos mucho tiempo y acumulamos mucha frustración esperando. Yo propongo que tomemos las riendas de nuestra relación y conscientemente hagamos cosas que solíamos hacer antes o cosas nuevas. Pero esto requiere trabajo, requiere tener la intención de mejorar las cosas, requiere volverse vulnerable y dar el primer paso para iniciar el acercamiento de nuevo, requiere saber que si no lo hago yo nada cambiará, requiere reconocer que lo que tengo no me satisface. Requiere valor, requiere compromiso y requiere tiempo.

Denisse Meza

Denisse Meza

No Comments

Leave a reply

17 + eighteen =