555-459-3913

Ciudad de México, MX

Lun - Vie 9.00 - 5.00 Sabado y Domingo CERRADO

 

Claves de una comunicación efectiva

Claves de una comunicación efectiva

Está súper trillado el decir que la comunicación es la base de todas las relaciones, la verdad es que lo escuchamos tanto porque es una gran verdad. No creo que sea la única variable que hace que exista una buena relación, pero sí creo que es una variable fundamental.

El problema es que cuando creemos que nos comunicamos en realidad no lo estamos haciendo. Si la comunicación no te ha llevado a acuerdos honestos, donde las dos partes estén comprometidas a seguir el nuevo acuerdo, es que no hubo comunicación. Lo que he observado es que muy frecuentemente lo que intentamos hacer es que el otro vea las cosas como yo lo hago, que entienda mi punto de vista, al final de cuentas, que me dé la razón.

Cuando queremos tener la razón, cerramos la comunicación porque eso significa que no estoy escuchando al otro, solo me interesa que yo sea escuchada. Cuando usamos frases como “Es que tú nunca” “Es que yo siempre” “Parece que no te importa” “Te gusta hacerme sufrir” etc, estamos calificando la conducta del otro, no nos estamos comunicando, estamos plasmando nuestro juicio sobre su actitud por medio de las palabras, pero eso no es comunicación.

¿Qué sí es comunicación? Es como primer paso, analizar lo que estamos sintiendo y pensando sobre algo. Es parte indispensable del proceso, detenernos a hacer conciencia sobre lo que nos está pasando internamente con respecto a algo para podernos hacer responsables de eso que nos está moviendo. No todos pensamos y sentimos igual, así que no demos por hecho que el otro sabe perfecto lo que me está pasando, es necesario analizarlo para poderlo expresar correctamente.

La expresión de mis pensamientos y emociones tiene que ser auténtica, honesta y siempre hablando en primera persona “me siento frustrada” “me siento sola” “Cuando tu olvidas las actividades de los niños YO PIENSO que tu familia no es tu prioridad”. Esto es muy diferente a decir “No te interesa”.

Al hacernos responsables de lo que estamos sintiendo y pensando, damos oportunidad al otro de entender la raíz de la emoción y de hablar, hacemos la invitación para que el otro también indague en lo que le pasa y lo explique desde el mismo lugar. Cuando no hay juicios el otro no se siente atacado, no tiene nada de qué defenderse y puede expresarse libremente.

Y el último componente de la comunicación es la escucha respetuosa. Al escuchar al otro la intención siempre, siempre, debe ser tratar de entender cómo está viendo esa persona la situación, lo que piensa y siente al respecto. Si mi objetivo es tener la razón, difícilmente voy a escuchar, pero si la curiosidad predomina en la conversación, es muy probable que esa conversación termine en una conexión mucho más íntima porque me permite conocerte más y abrirme más para que me conozcas mejor.

No Comments

Leave a reply

13 + fifteen =